27/3/10

Noble, Magnetto, devuelvan a los Nietos


"Los hijos de Noble son hijos de desaparecidos”


El ex juez federal de San Isidro, Roberto Marquevich, aseguró hoy que “Clarín es un poder extorsivo que opera sobre políticos, jueces y empresarios”, algo que “no sólo lo puedo decir sino que me consta” a partir de su destitución “exclusivamente por esta causa y por la detención (de Ernestina de Noble)”, medida que reivindica aún hoy dado los “siete delitos gravísimos” que se le imputaban.

“Suprimir y suponer el estado civil de una persona, la connivencia con dos jueces encargados de adopciones falsas, la ocultación de la identidad de dos menores, la falsificación de documentos públicos… siete delitos gravísimos, en ningún momento se me ocurrió llamarla (a declarar) sin estar detenida, como a ninguna otra persona”, dijo a Radio Rivadavia. “Mi carrera (como juez) terminó con un juicio político que se hace exclusivamente por esta causa y por esta detención y al finalizar terminó diciendo deja de ser juez federal de San Isidro, por esta causa. ¡Mire que tenía yo causas como para dar explicaciones!”, afirmó.

Por otra parte, criticó la labor de su colega que lo relevó al frente de la causa, el juez Conrado Bergesio, porque “no puede tener una causa 8 años para hacerle sacar sangre a una persona, cuando hay una ley nacional que lo obliga”, algo que calificó como “incomprensible”. El 17 de diciembre de 2002, cuando todavía era juez federal de San Isidro, Roberto José Marquevich ordenó la detención de Ernestina Herrera de Noble –directora del diario Clarín- en el marco de la causa en que se investiga la identidad de sus dos hijos adoptivos, debido a la presunción de que Felipe y Marcela Noble serían hijos de desaparecidos durante la última dictadura militar.

Una semana después, la Cámara Federal de San Martín revocó el fallo y sólo un año después del episodio, Marquevich fue destituido por mal desempeño, por haber detenido de manera “injustificada” a Ernestina de Noble. Como Juez de San Isidro, Marquevich había decidido la reapertura de la causa en el año 2001. “A raíz del estudio que se hace de esa causa, se advierte que la señora de Noble habría ocultado la identidad de dos menores y se habrían falsificado documentos públicos introduciéndoselos maliciosamente en dos expedientes judiciales, entre otros delitos, como puede ser el engaño a la administración de justicia pidiendo una adopción cuando se sabía que era imposible porque se trataba de hijos de desaparecidos durante la última dictadura”, recordó.

“En estos casos, un juez tiene dos formas de llamar a indagatoria a una persona, en los casos penales: o lo llama y le dice ‘señor, usted queda detenido’ -cosa que no sólo me parece de mal gusto, sino ilegal- o se detiene y se lleva a declarar, cuando se trata de delitos no excarcelables. Esto fue lo que produjo la detención de la señora de Noble en el año 2002”, explicó. Marquevich justificó la medida en la gravedad de los delitos imputados y rechazó cualquier motivación política.

“Yo no tuve una sola causa de hijos de desaparecidos, sino que en mi juzgado tramitaron alrededor de 14 causas y no hubo una sola donde no se haya detenido a los expropiadores y no hayan cumplido condena por el delito que habían cometido. Todo este problema ocurre simplemente porque es la señora de Noble, porque todos los demás casos no salieron en ningún diario, es una detención. Yo he detenido, durante 17 años que fui juez, a muchísimas personas, a algunas porque tenían dos gramos de cocaína”, dijo.

El magistrado aseguró además que los perjuicios a su persona no concluyeron con su destitución. “Me han obstruido hasta parte de mi jubilación. Han hecho cosas gravísimas que la gente no se entera. Se ha hecho una causa penal contra mí en su momento, que la hace un juez para quedar bien con un grupo poderoso, influenciado desde luego. Terminó el año pasado. La jueza Arroyo Salgado me sobreseyó después de 7 años. El delito era nada menos que haber detenido a una persona ilegalmente. En el caso de un juez es algo terrible”, afirmó.

Por último, el destituido magistrado cuestionó la actuación del juez que lo relevó al frente de la causa, Conrado Bergesio. “No puede tener una causa 8 años para hacerle sacar sangre a una persona, cuando hay una ley nacional que lo obliga. Es incomprensible, como también es incomprensible el hecho que una persona que está imputada de delitos de la gravedad inusitada que tiene la ocultación de identidad de menores no se preste y no facilite la situación como para decir ‘yo no tengo nada que ver con esto’”, dijo. Y al ser consultado sobre su conclusión 10 años después y ya no como juez, Marquevich afirmó: “Estoy convencido de que los hijos de Noble son hijos de desaparecidos”.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails