11/5/10

La carta de Barragan


Tenembaum no tiene sentido del humor y se hace cargo. En su columna de la revista 23 escribió:

La propaganda oficial incorpora en estos días una cancioncita donde acusa a múltiples personalidades de oponerse a los juicios contra los militares genocidas. Entre esas personas hay exiliados durante la dictadura, perseguidos de todas las épocas y luchadores inclaudicables. Uno de ellos es Luis Zamora, quizás uno de los políticos más coherentes y respetables del país. Zamora fue uno de los abogados que firmaba hábeas corpus en el CELS durante la dictadura militar –firmó, entre otros, el de Carlos Kunkel–. Ahora se lo acusa de oponerse a los juicios contra los militares. Una y otra vez. Cada día. Es mentira. Pero en una guerra –¿estamos en una guerra?– la verdad no existe. link

Carlos Barragan autor de la "cancioncita" Somos Boludos, le contestó el domingo en Miradas al Sur con una carta: Carta abierta a Ernesto Tenembaum.

Por lo tanto, mi cancioncita no acusa a nadie de oponerse a los juicios, acusa a los que como vos nos acusan de boludos que somos comprados en nuestras conciencias boludas, y no somos capaces de ver que cuando apoyamos a la Justicia apoyamos a estos impostores que la hicieron posible. Porque vos y los que nombro, creen que los Kirchner no se merecen apoyo ninguno porque no tienen méritos. Porque ustedes quieren gente virtuosa gobernando, no gente –cualquier gente– que tome decisiones que favorezcan la marcha del país. Es por estas cosas que la cancioncita para vos es Propaganda Oficial, cuando en realidad representa a miles de personas que piensan como yo y no como vos. No pensar como vos, en este punto, es ser un propagandista.

Comparto lo que dice la carta de Barragan, cuando no pensar como piensa Ernesto significa trabajar pago, o hacer propaganda oficial. El siguiente párrafo me parece más esclarecedor, sobre todo con esa imagen de periodista 'progre' que supo ganarse durante el menemismo-delaruismo

Yo creo que llevás la marca más comprada en los ’90. Ya no podés no pensar que la política es una actividad repudiable por definición, por ende la defensa de una política sólo puede ser una acción de propaganda. Y cuando decís que “los gobiernos son demasiado poderosos para defenderse solitos”, estás pensando en Menem, no en Illia o en Allende. Pero claro, los K no son virtuosos como ellos, son gente muchas veces injusta, con un pasado que no es inmaculado, y con actitudes intemperantes.

Suscribo toda la carta de Barragan, porque Ernesto Tenebaum, que niega la existencia de monopolios, se indigna y llama ladrón sin pruebas a un político cuando le dice lo que no quiere escuchar, muestra que su progresismo fue una no-política. Muchos pensamos eso en los 90', algunos por juventud. Pero el descrédito de la política durante el neoliberalismo fue una política en sí misma que atravesó todos los sectores de la sociedad. Y me incluyo. Yo también, aunque con veintipico de años, gritaba son todos chorros, todos narcos.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails