15/11/10

Amanece y ya está con los ojos abiertos

- 29 de Octubre de 2010, 0:30 hs -


Los sorprendió la masividad, a mí no. Los sorprendió la pendejada, a mí no. "Muchos jóvenes" dijeron, algunos no eran tan jóvenes. Yo me encontré con mucha gente que conozco y con mucha gente que reconozco de otras calles, porque nos pasamos buena parte de nuestra adolescencia en las calles.
El problema, para ellos, fue el rating. "La gente" quería ver, entonces tuvieron que transmitir las 24 hs, levantar toda la programación y hacer visible todo lo que invisibilizaron durante años.
Ahí muchos dijeron, ahhh no estaban solos. Acusaron el golpe, se mordieron los labios por no poder putearlo; algunos querían ir pero era imposible. ¿Cómo contener la furia de "las fuerzas hitlerianas", todos alucinados, que no caminan en silencio con una vela, sino que saltan, canta y gritan durantes horas y horas.

La 125 dividió, esclareció y produjo en muchos el compromiso. Se sintieron parte. La muerte de Néstor opera análogamente, unió y esclareció, y reafirmó el compromiso. "Ahora más que nunca" se escuchaba y se sigue escuchando, porque los tiempos de la oposición no son los tiempos del pueblo, y todavía duele, porque es profundo el dolor. Siguen negando o no queriendo ver, y se van a clavar de guampas, porque son guampudos, toros sedientos que no saben que ya fueron heridos varias veces.

Los asombrados ahora saben, aunque busquen invisiblizarnos pero ya no se podrán preguntar "Quién los voto". Fuimos nosotros, los de siempre, los que nos sentimos parte y vamos avanzando abrazando a todos, porque es para todos. Son nuestras banderas, las que levantaron otros y las recogimos y las llevaremos siempre. No hay ni habrá primera, segunda o última, todos somos "recienvenidos". Este modelos es el de todos, estuvimos, estamos y estaremos. Claro que habrá jóvenes, siempre habrá jóvenes, nuestras banderas llevan los rostros de más de treinta mil jóvenes.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails